, , , ,

Metodologías Colaborativas

31 mar. 2012 Leave a Comment

Hace una semana tuve la oportunidad de participar en el grupo de trabajo Abriendo Espacios para la Reacción y el Desplazamiento, dentro de Perifèries 11/12 que este año se ha centrado en "hacer de una práctica colaborativa una experiencia común". Dentro de este grupo formé parte, junto a Pedro Hernández, Raúl León y Teresa Marín, del equipo que se centró en la Metodología. 

A continuación, paso a haceros un breve resumen de las conclusiones a las que llegamos porque creo que podemos tener un debate interesante los que trabajamos en equipos con la intención de seguir una metodología colaborativa.

El modelo industrial sigue un esquema base que hemos llamado: EL VECTOR. La causa de este vector será, principalmente, plantear respuestas y su naturaleza más esencial será logística, mecánica, jerárquica, direccional, y basada fundamentalmente en competencias; siendo el diagrama del modelo “vector” una suma de rectángulos (competencias/tareas/especialistas/...).

Mientras que una red de personas con intereses comunes se basan en:  EL CALDO DE CULTIVO. La causa de este caldo de cultivo será, principalmente, generar propuestas y su naturaleza más esencial será emocional, orgánica, en red, en superficie, basada fundamentalmente en motivaciones; siendo el diagrama del modelo “caldo de cultivo” una superposición hetereogénea de rectángulos (intereses/motivaciones/personas/...).
 
Llegados a este punto nos planteamos ¿cómo conseguir ser abiertos sin ser difusos? ¿cómo abrir el vector entendido como una cadena industrial, una suma de partes estancas? ¿cómo concretar el caldo de cultivo gaseoso, inestable, impredecible y caprichoso?. Para ello, proponemos dos modelos teóricos, a falta de enfrentarse con la violenta realidad.

El primer modelo planteado es la ECUACIÓN DE DESTREZAS, centrándose en conseguir multiplicar los intereses y las competencias. Es una superposición del vector y del caldo de cultivo; es decir, superponiendo personas a las tareas, creando nuevas profesiones con una visión más genérica, dando importancia al límite de las tareas, buscando nuevas maneras de enfrentar “lo que hay que hacer” desde “lo que sé y puedo llegar a saber” sin perder la direccionalidad para resolver una pregunta o generar un propósito.

El segundo modelo que planteamos es un BESTIARIO DE POSIBLES, que se centra en cómo abrir realidades adyacentes a lo existente. Es un híbrido del vector y del caldo de cultivo; a partir del caldo del cultivo de intereses y desde los intereses más comunes se generan vectores de objetivos. Estos vectores tendrán naturaleza de ecuación de destreza para no caer en lo estanco del vector primitivo.

Aunque todos los modelos expuestos pequen de una teorización ideal, para mí, la ecuación de destrezas es la metodología que intentamos seguir desde Ciudad de la Sombra, creando nuevos agentes audiovisuales desde un modelo menos industrial y más propositivo. Y el bestiario de posibles es la metodología que estamos siguiendo desde el Máster DIWO, superponiendo nuestras inquietudes y destrezas para generar unos proyectos donde aprendemos haciendo unas profesiones más nuestras.

Mientras, continuamos preparando el próximo taller donde será una puesta en carga de estas metodologías: Máster DIWO. Nuevas profesiones: Laboratorio y emprendizaje. ¿Vienes?

| Imágenes y reflexiones generadas por todo el equipo en el taller de Periféries 11/12 |

0 comentarios »

Leave your response!